Abdominoplastia

Es la intervención que busca el remodelado del abdomen mediante la extirpación del exceso de piel y grasa abdominal, junto con la corrección de la flacidez muscular. Esta situación de exceso de piel y relajación de la pared abdominal se da en pacientes que han tenido aumento o pérdida posterior de peso o en mujeres tras varios embarazos.

La abdominoplastia consigue un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha. Es la intervención más contundente para el remodelaje del abdomen, puesto que trata los tres componentes que pueden distorsionar el aspecto de un abdomen óptimo y juvenil: la piel redundante, el exceso de grasa y la diástasis (separación) de los músculos rectos del abdomen, que provocan el abombamiento del mismo. Normalmente asociamos a esta intervención con la liposucción del abdomen supraumbilical, de la cintura y/o de la zona lumbar según se requiere.

Esta cirugía deja una cicatriz  a lo largo de la zona suprapúbica, cicatriz que aunque es de una longitud considerable mejora de forma notable con el tiempo y en cualquier caso va cubierta por la ropa interior o la ropa de baño. Desde nuestra experiencia, aunque la cicatriz es uno de los principales motivos de preocupación para la paciente previa a la cirugía, pasa a ser irrelevante posteriormente dados los excelentes resultados que se consiguen, ya que hay un antes y un después en la forma de vestir del paciente y en la percepción de su nueva silueta.

La intervención se hace con anestesia general, dura entre 2 y 3 horas, y precisa de ingreso hospitalario de 1-2 días. Después de la intervención el paciente deberá llevar una faja especial durante al menos 1 mes.

Pide cita