Aumento de Glúteos

El aumento de los glúteos podemos conseguirlo -dependiendo de cada caso-, mediante:

  • La infiltración de grasa del propio paciente extraída de otras zonas
  • La colocación de un implante.

La elección de una técnica u otra dependerá de la constitución física de la paciente y de sus deseos y motivaciones para llevar un implante. Es una práctica habitual la combinación de ambos procedimientos para conseguir el resultado buscado.

  • Aumento de glúteos con implante. Conseguimos aumentar el tamaño y la proyección de la nalga mediante la colocación de un implante de gel de silicona en un bolsillo que disecamos dentro del músculo glúteo mayor, a través de una incisión de 6cm en el pliegue interglúteo. La intervención se realiza con anestesia general, dura 2h y precisa de ingreso hospitalario de 1 día. El paciente deberá llevar una faja durante un mes y evitar la práctica deportiva también durante un mes. El candidato ideal es el paciente  que presenta una nalga plana pero con buen tono de piel, descartando a pacientes con nalgas ptósicas (caídas) y pieles muy flácidas. Es la opción con la que se consigue dar mayor proyección en un solo tiempo.
  • Aumento de glúteos con grasa. La grasa es el material de relleno ideal para dar volumen a cualquier región del organismo y por supuesto también en los glúteos. Mediante una liposucción convencional, moldeamos la nalga extrayendo grasa de los acúmulos no deseados y de otras zonas requeridas. Con la grasa obtenida, tras un proceso de filtración, decantación y centrifugación, obtenemos el producto para infiltrarlo en el plano subcutáneo e  intramuscular. Esta técnica tiene la ventaja de utilizar un material de relleno propio y permanente en el tiempo y mejora secundariamente otras zonas. Bien es cierto que, en muchas ocasiones, es necesario un segundo tiempo para conseguir los volúmenes deseados.

Pide cita