Elevación de pecho (Mastopexia)

¿Qué es?

Es la elevación y recolocación de la glándula mamaria descendida por el paso del tiempo, los embarazos o adelgazamientos bruscos. Para ello, es necesario la extirpación de piel sobrante y el remodelado y anclaje de la glándula mamaria a una posición más elevada. En casos leves puede resolverse el problema con la colocación de un implante mamario.

¿Qué cicatrices son necesarias?

La operación se realiza mediante una intervención que implica unas cicatrices en la mama que pueden ser:

  • Periareolar. Alrededor de la areola.
  • Vertical. En el polo inferior.
  • Horizontal. En el surco submamario.

La magnitud de la cicatriz dependerá del grado de ptosis (descenso de la mama) y la cantidad de piel necesaria que haya que estirpar. Buscamos los mejores resultados con la mínima cicatriz posible, pero cuando la técnica precisa de una cicatriz periareolar y una T invertida, es porque es la opción con la que vamos a alcanzar el mejor resultado y más duradero.

Mastopexias con mínima cicatriz en casos que precisaban un abordaje más amplio, tradicionalmente han conducido a resultados catastróficos con necesidad de reintervenciones. Valoramos el tamaño de la mama, la cantidad de mama que queda descolgada por debajo del surco submamario y la distancia de la areola con respecto a la horquilla esternal y la clavícula. Los resultados definen el grado de ptosis mamaria  que será lo que finalmente condicione la técnica y también el patrón cicatricial.

¿Es necesario colocar un implante?

No. Solo en los casos en los que además de descolgamiento hay una atrofia muy significativa de la mama, aconsejamos implante. Para el resto de casos dependerá de los deseos de la paciente, de su motivación para llevar un implante o para aumentar el volumen mamario y de si quiere un polo superior lleno de manera más perecedera.

En muchos casos utilizamos el tejido mamario descolgado, lo movilizanos y lo dejamos anclado en el polo superior para que haga de relleno. De esta forma, se consiguen excelentes resultados sin la necesidad de utilizar implantes.

Sin embargo, en casos de descolgamientos leves,  puede bastar y  puede ser la opción más conveniente, la colocación de un implante mamario anatómico.

Intervención

La intervención se realiza mediante anestesia general. Tiene una duración aproximada de 3 horas y precisa de un día de  ingreso hospitalario.

No dejamos drenajes, salvo en situaciones muy concretas que lo requieran de manera indudable.

Tras el alta clínica, la paciente llevará un vendaje durante 3-4 días que sustituiremos por un sujetador especial que deberá utilizar durante un mes.

Postoperatorio

Una vez la paciente ha sido dada de alta, es recomendable que repose en su domicilio durante cuatro días y siga una adaptación progresiva con el fin de que se pueda reincorporar a su vida familiar y laboral en 7 días, (aunque este aspecto también  se debe evaluar de manera individualizada).

Las pacientes son controladas durante el primer mes con visitas semanales para seguimiento, curas, retirada de puntos y para recibir información y consejos de manera progresiva.

Desaconsejamos cualquier tipo de masaje.

La paciente podrá reanudar sus hábitos deportivos a partir del primer mes.

Una vez transcurrido el primer mes aconsejaremos posibilidades terapéuticas para conseguir la mejor cicatriz posible, si bien nuestro principal aliado será el tiempo.

Probablemente esta sea la cirugía mamaria que precise de una información más completa y detallada para la paciente y la cirugía en la que la constitución anatómica de la mama condiciona más la técnica a utilizar.

Pide cita