Reconstrucción mamaria 

Tras la extirpación completa o parcial de la mama debido a un cáncer, queda como secuela la ausencia de la mama o una mama restante de forma y volumen no adecuado. Esto se resuelve con distintas técnicas reconstructivas que implican:

  • La utilización de expansores cutáneos.
  • Colocación de implantes.
  • Utilización de tejidos propios de la paciente como abdomen –TRAM, DIEP-, espalda –Latissimus Dorsi-, etc.

Nuestra experiencia en reconstrucción de mama es completa, con conocimiento y dominio de todas las técnicas posibles. Es por ello que podemos ofrecer a la paciente la mejor opción para su caso. 

La elección de una técnica u otra dependerá del aspecto de la mama sana; de si ha recibido o no radioterapia; de la disponibilidad de las distintas zonas donantes; de las preferencias de la paciente y sus motivaciones para llevar o no un implante.

Técnicas Quirúrgicas

  • Colocación de expansor tisular e implantes. Es una técnica ideal en pacientes que no han recibido radioterapia y que tienen una mama sana pequeña y no ptósica (caída). Mediante la colocación de un expansor tisular, colocado parcialmente por debajo del músculo y que vamos rellenando de manera progresiva durante unas semanas con suero fisiológico, conseguimos expandir y aumentar la superficie del tejido cutáneo y subcutáneo restante tras la mastectomía. Una vez conseguida la superficie cutánea deseable, podemos crear el bolsillo que albergue el implante definitivo.
    Preferentemente ponemos implantes anatómicos y en muchas ocasiones realizamos un aumento mamario convencional en la mama sana por razones de simetría.
  • Reconstrucción mediante colgajo Latissimus Dorsi. La reconstrucción autóloga es mandataria cuando hay que reconstruir una mama sobre un lecho que ha recibido radioterapia, ya que la limitada capacidad de la piel para expandirse desaconseja la utilización de expansores o implantes. Es además aconsejable cuando se quiere conseguir una mama de aspecto ptósico. Así, movilizamos piel de la espalda junto con el músculo Latissimus Dorsi para transportarla a la región torácica, permitiéndonos aportar tejido muscular para cubrir completamente un implante, y piel que nos permita obtener la forma deseable de la mama. Normalmente esta cirugía requiere del complemento de un implante normalmente anatómico y/o de injertos grasos con grasa de la propia paciente.
  • Reconstrucción mediante colgajo DIEP o TRAM libre. Es el gold estándar en la reconstrucción de mama, puesto que es una técnica que permite llevarse una gran cantidad de piel y tejido graso sobrante del abdomen, y transplantarlo en la región torácica mediante técnicas microquirúrgicas de anastomosis arteriales y venosas. Su principal ventaja es la escasa morbilidad ya que utiliza tejido graso sobrante (“un michelin”) que permite mayores posibilidades de remodelaje estético, y deja en la zona donante el resultado de una abdominoplastia estética.  Es nuestra primera elección cuando hay que reconstruir con tejido autólogo, bien por el tratamiento previo con radioterapia o bien porque la paciente desea evitar la utilización de un implante. Es además la técnica que mejor mimetiza mamas contralaterales grandes y ptósicas.

Pide cita