Toxina Botulínica

Toxina Botulínica (Vistabel)

La toxina botulínica tipo A se utiliza tanto con fines terapéuticos como estéticos. En medicina estética es el producto estrella para el tratamiento de las arrugas del tercio superior de la cara (entrecejo, frente y “patas de gallo”) reduciendo y mejorando su aspecto de forma considerable.

Su aplicación no requiere de procedimientos quirúrgicos. Se realiza a través de microinyecciones de mínimas dosis de toxina botulínica A, consiguiendo así la relajación de estas arrugas, sin cambiar la expresión de la cara. Se trata de un bloqueo reversible, que ayuda a relajar la contracción del músculo donde se aplica la inyección, consiguiendo de esta manera la desaparición de las arrugas de expresión durante un periodo de 4 a 6 meses.

Durante las primeras 24h el paciente debe evitar manipular las áreas tratadas con cremas ni maquillaje.

El efecto es visible sobre la piel a los 4 días de la aplicación, mejorándose progresivamente los resultados en los días posteriores.  Hay que tener en cuenta, que no sólo conseguimos beneficios con el resultado inicial, además prevenimos el envejecimiento de la piel, ya que el hecho de tener una expresión más relajada de manera continua previene la aparición de arrugas futuras.

La administración de la toxina botulínica es uno de los métodos más seguros, confiables e indoloros que existen en medicina estética.

Es fundamental una valoración previa por parte del Dr. Pedro Antolín, para realizar un estudio previo.

Pide cita